La depresión durante el embarazo.

El embarazo es una de las etapas más felices en la vida de una mujer, pero también es un proceso complejo, que despierta sentimientos encontrados y en el cual nos enfrentamos a grandes cambios tantos físicos como psicológicos. Supone una crisis evolutiva que puede reactivar conflictos del pasado o potenciar las problemáticas presentes.

Los sentimientos y emociones que puede experimentar una madre durante el embarazo pueden ser de lo más diversos: miedo, ambivalencia, soledad, preocupación, tristeza, vulnerabilidad, cansancio, ilusión, felicidad…

El embarazo es una etapa de mucha sensibilidad, en que las emociones están a flor de piel, ya que a las mujeres embarazadas les afectan ahora cosas que antes les pasaban inadvertidas.

El primer trimestre del embarazo es ciertamente contradictorio, mientras que externamente, en el cuerpo aparecen pocos cambios, sin embargo, internamente se remueven muchas cosas.  Esto hace que la mujer se sienta, por un lado, ilusionada, vital y contenta, pero por otra incrédula, sensible, cansada y temerosa. El segundo trimestre sin embargo deja paso a una sensación de bienestar, de energía y de calma generalizada. En el tercer trimestre aparece el miedo al parto y la preocupación de cómo será nuestro hijo.

El cuerpo sufre muchos cambios hormonales por lo que algunos síntomas se pueden ver como normales. Sin embargo, sentirse más triste de lo normal puede indicar una depresión y si esta no se trata, puede convertirse en un problema tanto para la madre como para el bebé.

 

Algunos de los síntomas de la depresión pueden ser:

  • Tristeza frecuente.
  • Apatía ante situaciones que antes se disfrutaban.
  • Ansiedad.
  • Dormir muy poco o demasiado.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Sentimientos de culpabilidad o inutilidad.
  • Pensamientos negativos intensos.

No te preocupes si tienes varios de estos síntomas, ya que es más habitual de que lo crees, cerca del 10% de las mujeres sufre depresión durante el embarazo.

Factores que pueden influir a la hora de sufrir depresión durante el embarazo:

  • Antecedentes de depresión previos o en la familia.
  • Problemas familiares o económicos.
  • Problemas de salud.
  • Aborto involuntario anterior.
  • Haberse sometido a tratamientos de infertilidad.
  • Eventos de vida estresante.
  • Complicaciones en el embarazo.

La depresión durante el embarazo no tratada, puede tener riesgos tanto para la madre como para el bebé, como nacimiento prematuro, peso de nacimiento bajo, problemas de desarrollo e incluso aislamiento de la madre con el bebé.

La psicología perinatal defiende que ya desde las experiencias tempranas y desde la gestación, el feto desarrollará mejores o peores condiciones para ir construyendo su salud mental, y que la madre es la principal cuidadora del bebé en este periodo perinatal, y de ella y de su estado emocional dependerá en gran medida el bienestar de su hijo.

Si crees que la situación te está desbordando o no estas teniendo un espacio donde poder sentir y expresarte libremente, acude a un profesional.

 

 

 

 

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba

Sobre la Psicología Para Adolescentes...

La adolescencia es una etapa difícil tanto para los padres como para los hijos. Supone un camino hacia la vida adulta que pasa por una mayor autonomía e independencia y esto pocas veces se logra sin sobresaltos. La dificultad para una buena comunicación, sumado al riesgo del momento por las conductas típicas adolescentes (consumo de tóxicos, compañías e influencias, sexualidad…) nos permiten entender lo difícil que puede ser y la angustia y preocupación que se pueden sentir sin saber muy bien cómo manejar.

Un psicólogo especializado puede ser de gran utilidad para ayudar los padres a transitar por este camino y al adolescente a tener un espacio propio donde hablar de lo que siente y le ocurre y donde pararse a pensar sobre sus conductas y las consecuencias de éstas.

Sobre la Psicología Infantil...

¿Sabías que los niños sufren, igual que los adultos? A ellos también les pasan cosas, sufren de miedos, inseguridad, dificultades en las relaciones, celos… Se ponen nerviosos, tristes, a veces se sienten culpables o avergonzados. Y además, son niños, y en la mayoría de las ocasiones no tienen los recursos necesarios para entender qué les está pasando, por qué y cómo resolverlo.

En ocasiones pueden hablar de ello pero otras veces son los síntomas los que nos alarman de que algo está ocurriendo. La sintomatología que nos debe alarmar dependerá de la edad, intensidad y duración, y tendrá que ver con: problemas del sueño (pesadillas, terrores nocturnos, insomnio), problemas de la alimentación, problemas de la piel o cólicos en los bebés, dificultades en la escuela, rabietas o problemas de conducta…

Un psicólogo infantil valora, con ayuda de los padres, la situación del menor y ayudado por el dibujo y el juego trata de comprender lo que está ocurriendo. A partir de ahí os propondrá el mejor abordaje para resolver las dificultades.

Sobre la Psicología Perinatal...

La Psicología Perinatal es la rama de la psicología que abarca las etapas de Deseo, Embarazo, Parto y Postparto o Puerperio. Los psicólogos perinatales nos ocupamos de cuidar a las madres y a los padres en estos momentos que sabemos son de extremada sensibilidad e importancia para el desarrollo del futuro hijo.

Convertirse en padres no es algo que se dé en un momento determinado y sin más. Supone recorrer un camino de manera activa, realizar todo un proceso psíquico por el que nuestras necesidades, valores y manera de ver la vida hasta entonces va cambiando de manera progresiva; y este recorrido no siempre es fácil de transitar.

En ocasiones despierta miedos, angustias, tristeza, además de ilusiones y alegría. Por diferentes motivos pueden aparecen obstáculos y sufrirse en exceso.

Si sientes que lo estás pasando mal, que no estás pudiendo disfrutar del momento, que tu vida ya no es la misma o que necesitas hablar con alguien experto, es el momento de consultar.

Las principales dificultades que nos encontramos y abordamos en nuestro centro son: los problemas de fertilidad y técnicas de reproducción asistida, ansiedad en el embarazo, pérdidas perinatales, partos complicados o niños prematuros, depresión postparto o dificultades en la relación madre-bebé…